El Consejo Académico informa a la comunidad universitaria, y en particular de la Sede del Pacífico, que, en su reunión del pasado jueves 26 de octubre, analizó en profundidad la situación creada por el bloqueo por parte de un grupo de estudiantes a las actividades académicas y administrativas de dicha sede, situación que de no resolverse con prontitud pondría en peligro el desarrollo normal del semestre y su oportuna terminación.


Como ha sido su política a través de los años, el Consejo Académico no considera que se deban adelantar diálogos en medio de situaciones de hecho, por justificados que sean los reclamos. El ambiente de diálogo requiere libertad para quienes lo adelantan, serenidad, objetividad y tiempo para analizar las soluciones, pues siempre habrá espacios para mejorar. El señor Director de la Sede ha expresado en extenso y completo comunicado los factores de mejoramiento que ha habido en la Sede del Pacífico en cuanto a instalaciones físicas y mejoras en la calidad académica, los cuales hacen parte de un complejo proceso planteado como una estrategia fundamental en el Plan de Desarrollo de la Universidad que busca un mayor equilibrio entre Cali y las sedes regionales. Dicho proceso tiene propósitos y plazos, que deben cumplirse con la colaboración y la voluntad de todos.


Al mismo tiempo, el Consejo Académico expresa su disposición al diálogo constructivo y ha acordado que la Comisión establecida por la Rectoría, que ya ha estado en Buenaventura, sea ampliada con dos decanos en representación del Consejo Académico, y realice un inventario preciso de las solicitudes presentadas, conozca las demandas de los estudiantes y presente una propuesta realista para su discusión con la comunidad académica de la sede del Pacífico y del sistema de regionalización. Este proceso no podría adelantarse si persistiese el bloqueo puesto que requiere de normalidad académica y administrativa para su éxito.


Construir una Universidad es una tarea de todos los días.  Hoy el reto más importante de la Universidad del Valle es convertirse en una universidad regional de excelencia académica con responsabilidad social. Para ello necesitamos del trabajo, la comprensión, el apoyo y el sentido de pertenencia de quienes son los protagonistas de esa transformación. El Consejo Académico hace un llamado a los integrantes del sistema de regionalización a reflexionar sobre este propósito, facilitando un diálogo dentro de condiciones de normalidad académica y administrativa, en beneficio del bienestar general.


Consejo Académico.
Cali, 31 de octubre de 2017.